Símbolos Naturales

Los símbolos naturales de Venezuela buscan destacar sus bondades, particularidades y costumbres autóctonas. Cada nación suele declarar un grupo de elementos dentro de su flora y fauna como iconos de identidad nacional y diferenciadores de otras culturas.

En el caso de Venezuela, además de los símbolos patrios, existen también símbolos naturales que no solo representan a especies endógenas de distintas regiones del país, sino que además se encuentran arraigados en la cultura venezolana.

Venezuela es un país caracterizado por su gran sentido de pertenencia y patriotismo, es por ello que sus pobladores se sienten orgullosos por todos los símbolos que han adoptado como suyos, en este caso se encuentras tres emblemas considerados sagrados en la historia, como lo son:

El turpial


Símbolo Natural Turpial

Es el ave nacional de Venezuela. Fue elegida a través de un concurso auspiciado por la Sociedad Venezolana de Ciencias y decretada oficialmente como ave nacional venezolana el 23 de mayo de 1958.

Esta ave es reconocida por los tonos amarillo-naranja que cubren todo su cuerpo, a excepción de la cabeza y las alas que tienden a ser negras con motas blancas. Tiene una mancha azul intenso alrededor de los ojos y es de tamaño pequeño: mide entre unos 15 y 20 cm. El ciclo de apareamiento se lleva a cabo entre los meses de marzo y septiembre.

El primer registro que se tiene del turpial en tierras venezolanas data del año 1839. Fue entonces cuando el botánico Jhon Lindley le asignó su nombre científico y lo clasificó dentro de la familia de los ictéridos, originaria del continente americano.

Sus preferencias se inclinan hacia los lugares calientes, como los llanos y bosques xerófilos. Se le puede encontrar solitario o en parejas en la Guajira, en el litoral Caribe y la península de Paraguaná. También puede encontrarse hacia el estado Sucre y cruzando los llanos hacia el delta del Orinoco. Se le puede ver además en la isla de Margarita, en las fronteras colombianas e incluso en Panamá.

Esta ave no construye sus propios nidos, sino que ocupa los que encuentra deshabitados. En algunos casos se instala en algunos nidos a la fuerza expulsando agresivamente a sus habitantes. Su alimentación se basa en insectos y frutas. Tiene un canto muy melodioso y suele cantar al amanecer.

Con respecto a su nombre, existen dos hipótesis: una afirma que proviene de raíces indígenas; y otra, sostenida por el especialista en flora y fauna venezolana Bruno Manara, indica que es la onomatopeya de su canto, que puede oírse como “turu-pio, turu-pio”.

La orquídea


Símbolo Natural Orquídea

Decretada flor nacional de Venezuela el 23 de mayo de 1951 por resolución de los Ministerios de Educación y de Agricultura y Cría.

El científico Willian Cattley fue el encargado de nombrarla, ya que cultivó los primeros especímenes de esta variedad en Inglaterra a través de otra especie llevada a él desde Brasil en 1818.

Sin embargo, los primeros registros de su presencia en Venezuela datan de la década 1830, específicamente de la especie “Mossiae”, popularmente conocida como la Flor de Mayo.

Esta es una especie que crece mejor en ambientes húmedos y cálidos. Por ello se encuentra fácilmente en toda la geografía nacional.

Es mayoritariamente de color violeta lila, aunque puede tener colores diferentes: cambia de blanco a amarillo, rosado y morado profundo.

La orquídea es una de las familias más extendidas del reino vegetal. Se conocen más de 800 géneros y 30.000 especies, aunque las variantes que se encuentra en Sudamércia y Centroamérica no pasan de las 60 especies.

La mayoría crece sobre otros vegetales, con los cuales mantiene una relación simbiótica, aunque hay otras que florecen sobre rocas cubiertas de musgo y líquenes.

Se pueden diferenciar y clasificar según sus hojas: hay algunas que desarrollan una sola, mientras que otras desarrollan dos o tres, etiquetándose así como unifoliadas o bifoliadas.

Esta flor puede medir hasta 14 cm y la conforman pétalos y sépalos del mismo color. Poseen un labelo de gran tamaño, bordes ondulados y manchas de colores diferentes al resto de la flor.

Se le puede localizar en la cordillera de la costa desde los 800 metros hasta las 1500 metros sobre el nivel del mar en los estados Aragua, Miranda, Yaracuy, Carabobo, Portuguesa, Lara, Táchira, Trujillo y Mérida.

El Araguaney


Símbolo Natural Araguaney

Proclamado árbol nacional el 29 de mayo de 1948 por resolución conjunta de los Ministerios de Educación y de Agricultura y Cría durante la celebración del primer Día del árbol.

Esta tradición se mantuvo hasta 1951, cuando el 19 de mayo se decretó que el último domingo de mayo se celebraría la semana del árbol.

El Araguaney en promedio puede medir entre los 6 y 8 metros. Tiene un tronco recto y cilíndrico de 60 cm de diámetro en promedio. Puede pasar desapercibido durante la mayor parte del año. Sin embargo, al terminar la sequía deja caer sus hojas verdes y, al empezar el período de lluvia entre febrero y abril este árbol se llena de flores grandes y llamativas de color amarillo intenso.

Es un árbol común en los bosques tropófilos, deciduos o caducifolios, así como en sabanas y cerros áridos, pero crece fácilmente en casi cualquier suelo liviano y con buen drenaje, por lo que no es raro encontrarlo en gran parte del territorio venezolano.

Su nombre científico es Tabebuia Chrisantha. Tabebuia es de origen aborigen derivado de “aravanei”, y chisantha es una palabra griega que significa “flor de oro”, en referencia al color de sus flores. También se le conoce como acapro, curarí, araguán, cañada o puy.

La madera del araguaney es una de las más duras de la zona tropical. Es utilizada para la construcción de muebles, carrocerías, pisos y artesanías finas, entre otros.

También ha sido empleada para la forestación urbana, cercas vivas, para sombra y ornato. Es excelente melífera.