Símbolos Patrios de Yaracuy

Los simbolos patrios del estado Yaracuy representan, el espíritu indómito de los indígenas que poblaron estas tierras, que lucharon con gran voluntad contra la invasión española, y el de los hombres que lucharon para lograr la autonomía que hizo posible la creación de la provincia

Símbolos Patrios de Yaracuy

Su capital es San Felipe y se encuentra ubicado en la región centro-Norte del país, limitando al norte con Falcón, al noreste con el golfo Triste (mar Caribe, océano Atlántico), al este con Carabobo, al sur con Cojedes y al oeste con Lara. Con 7100 km² es el quinto estado menos extenso contando con 785.125 habs. en 2017.

Posee 14 municipios autónomos y 21 parroquias civiles. Sus principales ciudades son: San Felipe, Yaritagua, Chivacoa, Nirgua, Cocorote, Urachiche y Aroa.

La historia escrita del Yaracuy comienza en el año 1530, con el paso del alemán Nicolás Federman, lugarteniente del Gobernador Welser de Augsburgo. En su relación de viaje por la jurisdicción belzaresca, lo califica de Valle de las Damas.

Hasta inicios del siglo XX fue una sección del Gran Estado Lara y en 1909 adquiere la autonomía territorial actual.

La actividad económica predominante es la agricultura. En el sector agrícola vegetal se destacan rubros como el maíz, el cambur, la caraota, la caña de azúcar, el café, el sorgo, el plátano, el aguacate, la naranja y otras frutas. En el sector pecuario sobresalen la ganadería de bovinos, porcinos y aves. La entidad, en términos económicos, produce bienes y servicios con mayor intensidad para los estados vecinos que para su circulación interna.

Las temperaturas y precipitaciones promedio anuales son elevadas con variantes en función de la altura: el clima templado en las cumbres de sus montañas, el subtropical, en los valles altos de la Sierra de Nirgua; y en la mayor parte del estado impera el clima tropical, con temperaturas medias anuales de 22ºC y precipitaciones anuales de 1900 mm. En los valles de Aroa y Yaracuy la temperatura media es de 26ºC y la pluviosidad supera los 1000 mm anuales. Las condiciones de humedad son las óptimas para el cultivo de cacao en el sector septentrional; en San Felipe se registran 1374 mm de lluvia, descendiendo a 1332 mm en Chivacoa y 1098 mm en Urachiche. En las tierras altas de la Sierra de Aroa y parte del macizo de Nirgua se registran lluvias durante la mayor parte del año, que superan los 1400 mm anuales, posibilitando así la formación de su vegetación más representativa, el bosque siempre verde.

Los ríos más importantes pertenecen a la cuenca del Caribe y son Yaracuy y Aroa, ambos con un recorrido superior a los 130km. El río Yaracuy atraviesa Yaracuy y Carabobo, donde conforma la quebrada de Urachiche, posee características de un río de llanura. En época lluviosa sus aguas suelen salirse de cauce produciendo inundaciones. Recibe numerosas corrientes fluviales, como Quebrada Grande, Guama, Yurubí, Agua Blanca y Taría, entre otros. El río Aroa tiene su nacimiento a 1200 m de altitud, en la vertiente norte del cerro Palo Negro, al norte de la entidad. Su cuenca abarca una superficie de 2402 km², localizada entre las cuencas de río Tocuyo, al norte y al oeste, y la del río Yaracuy, al sur y al este. Son afluentes importantes los ríos Yumare, Tupe, Zamuro, Guarataro y Tesorero, así como las quebradas de Guacamaya, Carapita, Guaicayare y Galápago. Desemboca por el golfo Triste en el mar Caribe, después de un recorrido de 150 km aproximadamente. Otros ríos como El Turbio y el Buria son de menor recorrido y vierten sus aguas hacia la cuenca del Orinoco, a través de los ríos Portuguesa y Cojedes, respectivamente. También se encuentran los ríos Cabuy, San Pablo, Yurubí, Guama, Tamboral, Yumare y Crucito.

Bandera


Bandera de Yaracuy

La bandera del Estado Yaracuy se divide en tres franjas oblicuas desiguales. Una, de color rojo, simboliza el espíritu indómito de los indígenas que poblaron estas tierras, que lucharon con gran voluntad contra la invasión española, y el de los hombres que lucharon para lograr la autonomía que hizo posible la creación de la provincia de Yaracuy, en 1855.

La franja azul, conjuntamente con los colores amarillo y rojo, simbolizan el respeto colectivo por nuestra bandera nacional, y los recursos hidrológicos que dispone el territorio nacional.

El círculo en el centro, con los colores amarillo, azul y verde; significa el sol, el cielo y la tierra. Una trilogía que se conjuga para exaltar las riquezas naturales del estado; y proyectar, ante el país y el mundo, sus potenciales privilegios y virtudes. En este círculo destaca el color amarillo del sol, que representa las riquezas del suelo y los recursos que de él se derivan; las montañas, de color marrón, junto con el verde, sintetizan la riqueza agrícola y vegetal que nos viene desde la formación de esta tierra.

Escudo


Escudo de Yaracuy

El Escudo de armas del estado Yaracuy fue diseñado por el Dr. Pablo Emilio Ávila y cuya leyenda heráldica la redactó el Br. Trinidad Figueira.

El escudo está dividido diagonalmente en 2 cuarteles:

En el superior se muestra un manojo de espigas, emblema de la unión y de la abundancia; el rastrillo, la hoz que lo acompañan y los picos señalados a ambos lados de la estrella, representan el trabajo, fuente de toda la prosperidad.

En el inferior se observa una fortaleza que representa el Castillo de San Felipe, denominado hoy Libertador, construido con el impulso del cacao, para guardar a Puerto Cabello y a las Bocas del Yaracuy del comercio ilícito en la época de la dominación española.

Significa además la entereza con que la población de los Cerritos de Cocorote sostuvo sus aspiraciones en la lucha secular para alcanzar el título de ciudad, dado en Sevilla, mediante justo proceso por el Rey Felipe V, el 6 de noviembre de 1729, de quien la nueva población edificada por los vecinos de dichos Cerritos de Cocorote tomó el nombre, estableciendo como patrono espiritual de ella a Felipe el Apóstol.

Las ramas de caña y de cacao que van a los lados, atados por un lazo, que patentiza la soberanía del Estado, dicen de los cultivos principales que le dan la vida propia. La estrella que corona al escudo es el sol de la libertad, que orientó a los varones yaracuyanos que en "triunfos llegaron donde tuvo sus templos el sol".

Himno


Letra: Himno del Estado Yaracuy
Música: F. Abdón Ramirez

Coro
Alto la fama pregona
mil gloriosas tradiciones,
la opulencia de mi zona,
la virtud de mis varones.

I
Dominaba la España invasora
mis extensas y ricas comarcas,
repletando insaciable sus arcas
con la savia vital de mi flora.
El soberbio castillo almenado
que en el Puerto Cabello se ostenta
fue construido con oro esquilmado
a mi zona feraz, opulenta.

II
A tal punto llegó la crueldad
que mi pueblo con voz varonil,
en la fecha gloriosa de abril,
entusiasta gritó: ‘Libertad¡
Yo no quise acatar la Regencia,
y firmé con patriótico empeño
aquella Acta en que el pueblo avileño
con orgullo exclamó: ¡Independencia!

III
De Bolívar la fúlgida estrella
con denuedo mis hijos siguieron.
y mis fueros sagrados hubieron
en aquella sangrienta epopeya.
Persiguiendo al audaz español,
mil guerreros en triunfo llegaron
al Perú que también libertaron,
donde tuvo sus templos el Sol.

IV
El progreso esplendente fanal,
con su mágica luz ilumina
la semilla del bien que germina
en mi hermoso jardín tropical.
Elementos contengo prolijos,
honra y prez de mi noble existencia
en la paz, en la guerra, en la ciencia
‘porque en todo culminan mis hijos!

V
Mientras riegue mis valles el río
“Yaracuy” que su nombre me ha dado,
de la Unión Federal seré Estado
y mis pueblos tendrán su albedrío.
Y si el hado fatal me obligara
de la patria a no izar la bandera,
¡que perezca mi raza altanera
cual mi tribu inmortal jirajara!