Símbolos Patrios de Barinas

Los símbolos patrios del estado Barinas representan,

Símbolos Patrios de Barinas

Se encuentra ubicado en la región sudoccidental de Venezuela con la mayor parte de su territorio ubicado en los Llanos y la otra, en los Andes. Son sus límites: Los estados Mérida, Trujillo, Portuguesa y Cojedes. Por el norte: El estado Apure por el sur; Guárico por el este y los estados de Mérida y Táchira por el oeste.

Posee 12 municipios autónomos y 52 parroquias civiles. Sus principales ciudades son: Barinas, Socopó, Ciudad Bolivia, Barinitas y Sabaneta. Más del 50% de la población del estado se concentra en las ciudades de Barinas (236.000 h.); Barinitas (28.600 h.); Socopó (27.500 h.) y Santa Bárbara (23.000 h.). Otras poblaciones del estado son Ciudad Bolivia, Sabaneta y Barrancas.

Debe su nombre a las tribus que poblaban las estribaciones de la cordillera andina, en el valle del río Santo Domingo.

En la era prehispánica, el territorio de los llanos venezolanos fue habitado por grupos que llegaron desde la región amazónica por vía fluvial (probablemente Colombia o Ecuador). La ocupación más antigua que se conoce ocurrió entre 300 y 600 A. C. en los llanos de Barinas, quizás por ser uno de los menos afectados por las inundaciones periódicas de la región.

El territorio barinés estaba habitado por importantes pueblos aborígenes como los Apure, Aiture, Amaiba, Achagua, Baraure, Barranca, Canaguae, Capa Cúcuaro, Canaguaca, Caquetío, Curaye, Dásaro, Durigua, Guahibo, Güero, Orúe, Ticoporo, Michaye, Suripae, Toruno, Tobore, Tucurigua, Puyure y Variná, los cuales poseían una economía productora de alimentos basada en la agricultura y un importante desarrollo en el área arquitectónica.

Se vio muy afectado en el área económica pero gracias al cultivo del tabaco y a la introducción de ganado vacuno en año 1579 es que Barinas logró subsistir por más de 4 décadas en su primer asentamiento.

El cultivo del tabaco, fue estimulado, por los altos precios de contrabando, por el alto rendimiento obtenido, por la creciente demanda y por el conocimiento que los indígenas tenían del cultivo. Cuyos precios no eran del todo malos, ya que aumentaron progresivamente de 25 reales en 1606 a 62, 5 reales en 1613.

Es conocido como "La capital de los ríos de Venezuela" La gran abundancia hídrica en calidad y cantidad determina la posibilidad de aprovechamiento de estos recursos para la generación de hidroelectricidad, riego y control de inundaciones.

Pertenece a la Cuenca del Orinoco a través del Río Apure, donde convergen una gran cantidad de ríos que nacen en la Cordillera de los Andes, tales como: Santo Domingo, Boconó, Masparro, Curbatí, Calderas, Paguey, Capitanejo, Acequia, Socopó, Santa Bárbara, Caparo, Uribante, entre otros.

Según la clasificación de Holdridge, la vegetación corresponde a: Bosque Seco Tropical (BST) y Bosque Húmedo Tropical (BHT), ampliamente extendida en todo el territorio barinés, contando con formaciones vegetales de: bosque, bosque de galería, sabana, matorral y páramo. Los árboles más frecuentes son caoba, cedro, charo, chupón, drago, jobo, mijao, pardillo, samán y saqui saqui. La vegetación resultante es variada, aunque predomina la sabana en la mayor parte de Barinas, con pastizales altos que alternan con pequeños bosques áridos.

Entre sus áreas turísticas ofrece La Catedral Nuestra Señora del Pilar de Santiago y Zaragoza, El Museo Alberto Arvelo Torrealba, El Palacio El Marqués, La Casa de la Cultura, Complejo Turístico Virgen del Real, El Parque Nacional Sierra Nevada, El Parque Nacional Tapo Caparo, Río Santo Domingo,

Bandera


Bandera de Barinas

Las bandas: se presentan en número de tres, teniendo este rasgo múltiple significación; por una parte se escribe en la tradicional trinitaria del estandarte nacional venezolano y por la otra, concuerda con la demanda de tres colores derivados del simbolismo regional.

Las tres bandas en orden ascendente reflejan la sabana, la inmensidad y el cielo, por lo tanto están representadas en el verde, el blanco y el azul celeste, en el orden anterior.

El cuadrado bermejo, representa la historia regional evocando el pasado guerrero, ya que el rojo refleja el rostro ígneo y hermalógico de la generación que ofrendaron su vida en las luchas libertarias. La presencia del amarillo evoca el color emblema de la causa federal, para quien Barinas representó un bastión fundamental. El Sol es elemento primordial dentro de la simbología llanera y barinesa.

Sus siete rayos representan las siete provincias de la Capitanía General de Venezuela, de la cual Barinas fue una provincia. La Pirámide Trunca revela la perspectiva plana de un camino hacia delante, en este caso hacia el Sol. La junción del sol y la Pirámide evoca la imagen de la espiga, lo cual trae al espíritu, la presencia de la tierra floreciendo y fructificando.

La Palma deviene como símbolo representativo de la ecología simbólica de Barinas, rasgo que conserva amplia tradición en la literatura oral y escrita de la región. Los elementos del Símbolo Central; Sol, Camino y Palma, representan el desideratum de lo que tradicionalmente se ha llamado “Barinidad” y que se encuentra diáfanamente expresado en el Himno popular de la región: “Linda Barinas, tierra llanera Camino de Palma y Sol….”.

Escudo


Escudo de Barinas

El escudo de armas del Estado Barinas fue establecido por Decreto de fecha 5 de febrero de 1910, ratificado por Decreto de 19 de marzo de 1920, según Gaceta Oficial Nº 224, del Estado Zamora, de fecha 27 de marzo de 1,920, y cuya forma y atributos son los siguientes:

Escudo de Armas del Estado Barinas, es cortado y tiene la faja superior dividida en dos cuarteles;

Su contorno o perímetro formarán líneas cursas así: en el vértice lo formarán dos líneas de concavidad hacia arriba y terminarán por extremidad libre en una diagonal que las unirá con las respectivas laterales. Cada lateral se prolongará hasta encontrar con la base del Estado, formadas por dos curvilíneas que se unen en ángulo agudo por la parte media de dicha base.

La faja superior del Escudo estará separada de la inferior por un burel de oro encerrado entre dos líneas curvas y de convexidad hacia arriba. Este burel llevará escritas en rojo las palabras «Dios y Federación» para representar la sangre derramada por los hijos de Barinas en defensa de la doctrina Liberal.

El Cuartel de la Derecha, en campo de gules, llevará dos espadas y dos pabellones cruzados y un gorro frigio en el centro, Símbolo de la República, para representar el glorioso trofeo conquistado por el heroísmo y el denuedo de los hijos del Estado, en la lucha por la integridad del suelo de la patria.

El Cuartel de la izquierda contendrá, en campo amarillo, un ramo cafeto y una mata de tabaco, entrelazados y un caduceo de oro en medio, para representar el comercio de estos dos principales frutos exportables que se cultivan en la región.

La faja interior representa el suelo barinés al pie de los Andes, donde nace uno de los principales ríos navegables, que corre por la pampa después de fertilizar la zona de los bosques, representada en el centro, en cuyo sitio se ostentará un toro para indicar la riqueza de la tierra.

En la parte superior del Escudo se levantará un sol de oro símbolo de la gloria, el cual llevará la siguiente inscripción: Santa Inés. 10 de diciembre de 1859”. con esta alegoría se recordará el hecho magno de haber sido Barinas el primer Estado que se constituye como Entidad libre y Autónoma y de haberse librado en su suelo una de las más gloriosas batallas de la Cruzada Federal. Más arriba ostentarán siete estrellas en representación de las siete Provincias que declararon la Independencia de Venezuela, de las cuales Barinas, fue una de ellas.

Todo el Escudo estará circundado de una corona de laurel y estará atada por un lazo amarillo en su parte interior.

Himno


Letra : Rafael Montenegro
Música : Pedro Elías Gutiérrez

Coro
Alto timbre de honor ostentamos
de la patria en la invicta bandera;
es de mayo la luz que sugiera
al nosotross gritar ¡Libertad¡

I
Una vez se pobló mi llanura
con heroico tropel de guerreros
que esgrimían sus limpios aceros
de un deseo magnánimo en pos.

II
Sus alforjas llené, generosa
e inmolé mi rebaño, aquel día,
a esa hueste inmortal que emprendía
la conquista del Templo del Sol.